Perú (21. de septiembre – 29. de noviembre 2010) :

Pasamos la frontera entre Ecuador y Peru en Namballe, un pueblo muy pequeño en la sierra. Queremos leer un poco mas sobre el país antes de pedalear en sus carreteras. Por lo tanto descansamos un día en un lugar muy hermoso, propiedad de una Inglesa, cerca de la frontera. Por la mañana, Zoe puede estudiar en condiciones optimales. Mas tarde, vamos caminando al próximo pueblo para comer algo e ir de compras. Peru nos parece muy diferente de Ecuador. En esta parte del país se falta asfalto. No todos los pueblos tienen electricidad, y cuando hay, no funciona de manera fiable. Tampoco hay en cada pueblo un acceso fácil al agua (el agua nunca es potable en Peru, tampoco en Ecuador y Bolivia : se tiene que herbirle antes de beberle). En algunos pueblos no hay agua en absoluto. En este caso las personas que viven allá no tienen ningún facilidad para ducharse, bañar a sus niños, limpiar sus ropas … Se tiene que ir al próximo río para todo eso. De vez en cuando no hay ningún lugar en la casa para servir como baño. Se tiene que ir al baño publico. Como se falta asfalto, hay mucho polvo en los pueblos también. La vida en esos pueblitos nos parece bastante difícil como no hay ningún facilidad en la vida diaria. La gente tienen casi nada. Si, tienen algo que nos falta mucho en Europa : sus sonrisas. Tienen curiosidad, están abiertos, toman tiempo para hablar con nosotros y están siempre listos para ayudarnos …

Nos vamos el día siguiente en dirección a la ciudad de San Ignacio. La carretera esta muy mala y se sube. Camino mucho con las niñas. Pasamos pueblitos con casas construyendas en adobe, es decir una mezcla de tierra y de paja. Llegamos al pueblito Nueva Esperanza. No hay ningún hospedaje sino una escuela cuyo director nos abierta las puertas. Una multitud de niños nos acompañan y quedan con nosotros. Las niñas juegan con ellos una gran parte de la noche. El día siguiente llegamos a San Ignacio. Dos kilómetros antes, el eje de la carretilla se rompió. Por lo tanto Florian hace los últimos dos kilómetros en carro : una familia acepta ayudarnos. Vamos a arreglarla en parte con la ayuda del jefe de un taller de bicicleta. Pero no tiene exactamente lo que se necesita. Podemos hacer algunos kilómetros como eso, pero tenemos que arreglar la carretilla con mas precisión en Jaén, una ciudad mas grande, un poco mas lejos en el camino.

Vamos a llegar en Jaén en dos días. la carretera, todavía sin asfalto, sigue un río. Es realmente hermoso. Como hace mucho calor y hay agua, vemos plantaciones de varias frutas a lo largo del camino. Dormimos en un pueblito 20 kilómetros antes de Tamborapa. Llegamos a Jaén el día siguiente, donde hay como una casa de ciclistas : el taller de bicicleta de Miguel. Milton, un motociclista encontrado en el camino un poco mas temprano, nos ha informado sobre su existencia.

Miguel no esta aquí pero sus padres y sus hermanas nos reciben y nos ofrecen con mucha bondad un lugar para descansar.

Vamos a quedar en Jaén 4 días porque :

1) se necesita arreglar la carretilla, lo que cuesta mucho tiempo a Miguel y a Florian.

2) Zoé va a la escuela con las 2 niñas de Miguel durante 3 días. Por la tarde, hace deporte también con los otros alumnos.

La escuela de Jaén nos abierta en efecto sus puertas. Una profesora nos ofrece una visita completa de la escuela, con explicaciones sobre su funcionamiento. El director nos recibe también. ! Y Zoe esta invitada a quedar con sus nuevas amigas !

En Jaén visitamos también con Miguel Radio Marañon. Una persona muy simpática toma tiempo para explicarnos su funcionamiento. Estamos invitados también a explicar nuestro viaje en el micrófono. Encontramos también una persona que trabaja por la prensa. Hacemos fotos en el taller de Miguel.

Hace mucho mucho calor en Jaén esos días. Hay también mucha animación a causa de las próximas elecciones.

Gracias a la bondad de Miguel y de su familia, podemos seguir el viaje. Tenemos mucha suerte porque la carretilla estaba muy mala, se tenia que arreglarla y hemos encontrado a una persona que conocía el sistema de esa carretilla. Miguel ya había arreglado una carretilla de misma marca algunos anos antes. Una vez mas, muchísimas gracias a ti, Miguel, por tu ayuda, tu competencia, tu hospitalidad, como a tu familia. Con sinceridad.

Nos vamos después a dirección a Bagua Grande. Salimos de la ciudad con una escorta de ciclistas, todos amigos de Miguel. Como Miguel ha arreglado también nuestras bicicletas, pedalear es como un placer. Hacemos 70 kilómetros en el día, es decir mucho para nosotros. Ademas, hace mucho mucho calor todavía. Por la manaba, el padre de Miguel nos había dicho : « Cuidado con ciertas plantas que crecen en esta región, tienen espinas muy especiales… » Después de 5 pinchazos de la carretilla, Florian pone neumáticos nuevos para llegar a la ciudad. Como hemos hecho muchos kilómetros en el día, elegimos un hotel con piscina (!), lo que es muy raro en Peru. Nos bananos toda la noche. El agua de la piscina es el agua del río alrededor. En los cuartos, no hay « agua caliente » sino agua del río, pero como hace mucho calor en esta región (que se llama « Amazonas », aunque estamos todavía en la sierra), ! el agua esta bastante caliente para ducharse !

Tenemos todavía muchos problemas con la carretilla : por la mañana, Florian tiene que reparar 5 o 6 pinchazos antes de salir de la ciudad. Ese día pedaleamos 40 kilómetros en una naturaleza estupenda. Esta parte de Peru es realmente hermosa. Pasamos pueblitos sin agua (pero se puede siempre comprar gaseosas…).

El día siguiente llegamos a Pedro Luis. Se ha acabado nuestra comida y el agua. Afortunadamente encontramos en el camino una fuente de agua fría: ! las niñas juegan con el agua mas de una hora ! Los camioneros se refrescan también aquí. Hace tanto calor esos días … En Pedro Luis encontramos hospedaje y pollo con papas fritas. Nos sentamos bien. Aunque es el día de las elecciones en Peru, la ciudad se queda tranquila.

Nos vamos por la mañana en dirección a Kuelap. El camino es todavía tan hermoso. Seguimos ríos y cambiamos de valles muchas veces. Pasamos pueblitos muertos y otros con solamente 3 o 4 casas. Pienso en el texto de la Declaración universal de los derechos humanos y me pregunto : ? Tienen realmente toda la gente las mismas oportunidades de elegir el tipo de vida que quiere vivir ? Por la noche acampamos alrededor de un río. Llegamos en Tingo el día siguiente. Tingo es un pueblo pequeño al pie del camino para llegar a Kuelap, uno de los sitios de mas importancia en Peru. Encontramos un hospedaje hermoso, con un balcón y descansamos el resto del día. Se falta agua en el pueblito, lo que es un problema para ducharse o simplemente utilizar los baños, pero nos acostumbramos a eso poco a poco.

Para llegar a Kuelap se necesita caminar mucho. El camino se eleva de 1300 metros. Se puede alquiler caballos, pero elegimos finalmente caminar con nuestras 2 niñas. Nos vamos a la siete de la manaba. Esperamos llegar al sitio 3 o 4 horas mas tarde. El camino es mas difícil que lo que pensábamos. Después de 3 horas caminando, Zoe y Mahaut se cansan poco a poco. Tenemos que traer a Mahaut algunos metros. Una  persona quien hace el camino con su caballito nos propone llevar a Mahaut. Seguimos el camino una hora con el (lo que representa un ritmo rápido para nosotros : ! un caballo va mas de prisa que nosotros!). Zoe es muy valiente y camina de prisa adelante de su hermana (que a ella el gusta mucho ir con el caballo). La persona vive alrededor del sitio archeologico. Se puede ver las tapias desde su pueblito. El para aqua. Nosotros seguimos el camino. « Esta cerquita », nos asegura el hombre. En el pueblito la gente caminan con caballos. Vemos familias enteras sobre un solo caballito. De verdad se tiene que subir una hora mas y llegamos al sitio archeologico a las doce. Kuelap queda para nosotros unos de los mejores recuerdos del viaje. Es un sitio archeologico pre-inca. Se destaca un ambiente muy tranquila, muy serena. No muchos turistas llegan a Kuelap porque esta en una parte muy lejos de todo, de acceso difícil. Quedamos en el sitio mucho tiempo. A las 4, tenemos que regresar. Se baja todo el camino, pero como es un sendero en la sierra, se necesita mucho tiempo para bajar también. Llegamos en el pueblito por la noche … Comemos trucha frita, una de la especialidad de esta parte del país. Es rico (y nos hace un cambio del pollo con arroz). Como no hay agua en el pueblito, no se puede tomar ningún ducha, aunque hemos caminando mas de 9 horas …

Nos vamos el día siguiente en dirección a Leymebamba. Toda la familia esta un poco cansada. Pero en el camino nos espera una sorpresa : encontramos a 6 ciclistas franceses que viajan desde hace meses. Los « zarmazouzoux » están my felices de viajar. Toman tiempo para disfrutar de cada lugar en el camino. Desde hace algunas horas, dos viajadores mas viajan con ellos : Intrepide, un pollito y un cuy (que se van a comer en el mismo día, como cena). Esos viajeros están tan felices que nos dan esfuerza para seguir mas adelante en el día. Llegamos a Leymebamba, un pueblito con una plaza central hermosa. Elegimos un hospedaje (!con agua caliente!) con un balcón sobre la plaza y es un placer por la noche disfrutar de una cerveza (de trigo) mirando a la vida del pueblito. Desde hace pocos anos existe en este pueblito un museo donde se puede admirar mas de 250 momias. En efecto en la región existe una laguna, la de los cóndores, donde hace algunos anos se descubrió esas momias. Por lo tanto se abre ese museo en Leymebamba con el objetivo de conservar este patrimonio. (Cuando llegan a America Latina, los Españoles, horrorizados por la costumbre de hacer momias con los muertos, destruyeron una gran parte de las momias encontradas). Pasamos algunas horas en el museo donde encontramos también muchas explicaciones sobre lo que vemos cada día en el camino, viajando en ese país (sobre el modo de construir las casas por ejemplo, o el modo de vestirse, cultivar …). Regresamos después caminando al pueblito.

Nos vamos el día siguiente en dirección a Celendin, donde esperamos llegar en algunos días. De Leymebamba el camino sube, sube … y esta de tierra. Camino 20 kilómetros con las niñas, empujando la bicicleta la mayoría del tiempo. Llegamos a un pueblito muy pequeño. Tiene una escuela nueva. Acampamos adelante con la permisión de su director. Hace mucho frío y la noche llega rápidamente. Como cena, el director de la escuela nos ofrece papas calientes cocinadas al fuego de madera. No se puede expresar tanto como este gesto nos reconforta.

Nos vamos hacia la cumbre el día siguiente. En esta parte de la sierra se crían vacas. El camino esta hermoso. En la cumbre (3600 metros de altura) se puede ver los Andes. Es así como « un mar de montañas ». No hay ningún nube en el cielo. Miramos al paisaje durante un tiempo importante. El camino después baja hacia Balsas. La bajada esta muy larga (mas de 50 kilómetros) y peligrosa : esta muy angosta. Hay regularmente accidentes / caídas de coches o buses en esta parte del camino. (Había una dos días antes, lo vamos a aprender algunos días mas tarde). Es muy agradable bajar tantos kilómetros. Los diferentes paisajes están estupendos, verdad. Pero llegamos muy tarde al pueblito de Balsas (que no se llama Balsas como escrito sobre nuestra mapa…)  : Ya es la noche. No hay nada que ver por aquí. No hay hospedaje tampoco (como nos lo habían asegurado toda la gente encontrada al fin del camino…), sino un solo cuarto sin baño ni agua tampoco. En todo el pueblo se falta agua. Se tiene que ir al baño publico, es decir una construcción sobre el río (todo cae directamente en el agua, sin tratamiento ninguno). No queremos quedar por aquí mas de algunas horas.

El camino después sube durante 50 kilómetros, sin asfalto, lo que significa para nosotros dos o tres días de viaje. Esta parte esta muy difícil : se tiene que empujar las bicicletas como no se puede pedalear, la subida esta demasiado fuerte. Caminamos con las dos niñas. Se necesita para nosotros mas de 5 horas para hacer 20 kilómetros. Encontramos en el camino algunas casas. Una mujer muy simpática nos indica un restaurante donde se puede acampar. Dormimos en el jardín detrás del restaurante con las gallinas y el gallo… !Tenemos nuestro despertador para mañana ! Tenemos también la posibilidad de tomar una ducha : aunque el agua esta fría (lo que es la normalidad en el norte de Peru), toda la familia disfruta de este momento de descanso.  El día siguiente seguimos el camino. El paisaje se cambia. Por la tarde toda la familia esta cansada de subir, subir todo el día. Turistas en moto nos adelantan. Durante algunas secundas les enviamos. Pero a nosotros nos gusta disfrutar un máximo de la naturaleza y encontrar a la gente que viven con ella. La elección de la bicicleta como medio de viajar nos aparece todavía como lo mas adaptado para nosotros. Encontramos también en el camino una familia de Lima que esta de vacaciones. Martin Figari esta con su esposa y sus 2 niñas. Para con su coche. Fue al colegio francés en Lima, por lo tanto habla un francés casi perfecto. Hacemos fotos y nos invita a descubrir su ciudad mas tarde. Esta preocupado si nos necesita algo. Nos ofrece agua y queso de Cajamarca (! estamos llegando a una región donde se hace mucho queso !).

No podemos llegar a la cumbre ese día. Algunos kilómetros antes, tenemos que parar. Dormimos en el centro de la montaña. Hay algunas haciendas por aquí. Preguntamos a 2 personas si se puede acampar en esta parte (no hay muchos lugares planos en la montaña). Las 2 personas no entienden nuestra pregunta : claro que si podemos acampar por aquí, la naturaleza esta de todos y como estamos en bicicleta con las dos niñas, no van a dejarnos en la carretera por la noche. El niño de la hacienda alrededor nos ofrece agua y por la mañana su padre nos ofrece choclo como desayuno y nos prepara quesillos para el viaje. Los últimos kilómetros de subida hechos, estamos en la cumbre (hay un pueblito con una escuela : todos los niños están a fuera y nos miran paseando). Hacemos una pausa mirando a la ciudad de Celendin : nos aparece como una ciudad  hermosa y muy tranquila. Bajamos despacio hasta la ciudad.

Una profesora en la escuela de Jaén había dado a Zoe el contacto de su hermano en Celendin, el ciclista Julio. Como no tenemos acceso a ningún teléfono desde hace días y como ningún teléfono publico en Celendin funciona por el momento, vamos directamente a la casa de Julio. !Que hospitalidad! No tenemos tiempo presentarnos. Julio nos abierta su puerta con una sonrisa grande. Tenemos que sentarnos y disfrutar de un almuerzo preparado por su mama y su esposa. La comida es realmente rica. Ademas no hemos comido un real almuerzo desde hace días. ! Como todo eso nos reconforta !  La casa de Julio esta bastante grande. Tiene un jardín detrás donde viven juntos un perro, gatos, peces y una tortuga de tierra. Las niñas se sienten bien aquí. Julio nos propone quedar en su casa por la noche. Tiene un cuarto libre.

Vamos a descansar 3 días en Celendin, una ciudad realmente agradable. Con Julio y su esposa descubrimos la ciudad a través de su mercado (estupendo) . Julio esta profesor también pero sobre todo una ciclista que a el el gusta descubrir su país. Ha hecho muchas fotos y vídeos cuando sale en bici. Gracias a el descubrimos con mas precisión los diferentes pajaros y mariposas de la región. Julio fue también en bicicleta a la famosa laguna de los cóndores, donde se encontraban las momias que se pueden admirar en el museo de Leymebamba. Gracias a su reportaje video, aprendemos mas sobre este lugar y sus tesoros. Por la tarde encontramos a otra hermana de Julio quien esta también profesora de escuela, pero en Celendin. Tiene una clase con niñas de 6 añitos. Invita a Zoe a atender a su clase el día siguiente, el viernes.

Zoe tiene un poco miedo ir a una escuela donde no conoce a nadie. Por la mañana, vamos juntos. Antes de entrar en las salas de clase, el director hace un discurso adelante de todos, sobre entre todo la ponctualidad (muchas alumnas llegan durante el discurso…). Las alumnas están en fila, trayendo el uniforme, impecablemente peinadas. Escuchan al director. Después se van a sus clases con mucho orden.

La hermana de Julio esta muy simpática con Zoe. Le da mucha atención. El día de clase inicia con una canción sobre la ciudad y una poesía sobre la primavera. Estamos en el hemisphero sur por lo tanto las estaciones están al contrario de Europa (es otoño por el momento en Francia). Después es la lección de matemáticas. Pues la profesora escribe frases en el encerado (construidas anteriormente por las niñas) que las alumnas tienen que escribir en sus cuadernos. Eso se llama « oraciones ». Su objetivo es formar mejores frases así como escribir mejor. Zoe descubre también esa mañana un juego nuevo que se llama piss-piss.

Por el mediodía la clase se acaba. Zoe quiere regresar a la escuela el día siguiente, pero no hay escuela el sábado ! Sin embargo su profesora quiere llevar a Zoe a un parque zoológico alrededor de la ciudad. Estamos invitado a las 12 para almorzar en su casa, después podemos ir juntos al parque zoológico. El almuerzo esta riquísimo (En Celendin, cada comida estaba como una fiesta para nosotros ya que la mama de Julio, su esposa así como su hermana cocinan tan ricamente, de verdad !). En Peru, en el Peru que conocimos, todo se hace en casa. Nunca se compra algo todo hecho. Por ejemplo, hemos bebido leche de soya hecho por la mama de Julio con las semillas de soya. Se tiene que herbirles. Después se puede beber lo mejor leche de soya que conocimos !

Pasamos un dia muy agradable con la hermana de Julio. Después de la visita a los animales (todos están de la region, lo que es muy interesante), merendamos juntos. Su hermana cocina como panqueques con dulce de leche. Bebimos chocolate caliente. Todo se hace delante de nuestros ojos : los panqueques, la dulce de leche así como el chocolate caliente !

Quiero añadir algo : Julio esta profesor también pero sobre todo una ciclista que a el le gusta descubrir su país. Ha hecho muchas fotos y vídeos de sus diferentes viajes. Gracias a el, descubrimos con mas precisión los diferentes pájaros y mariposas de la región. Encima, Julio fue en bicicleta a la famosa laguna de los cóndores, donde se encontraban las momias que se pueden observar en el museo de Leymebamba. Gracias a su video y a sus comentarías, descubrimos de manera muy personal este sitio.

Nos vamos de Celendin el día siguiente, un Domingo. Julio nos acompaña algunos kilómetros (hace bicicleta cada fin de semana). Muchísimas gracias a ti, Julio, a tu esposa, tu mama, tu hermana por sus hospitalidad. Con mucha sinceridad.

En la ciudad de Celendin hemos encontrado también una pajera de Suiza que viaja por America Latina mas de un año, pero en coche . Una ocasión de hablar de nuestras experiencias y sentimientos durante nuestros viajes. Una encuentra muy agradable y interesante para toda la familia.

Para  irse de Celendin no se encuentra asfalto. Pedaleamos en la montaña. Después de algunos kilómetros, encontramos a Ken, una ciclista de Japón. Viaja desde hace un ano (mas o menos). Inicio su viaje en Alaska con el objetivo de llegar a Ushuaia. Ken esta haciendo un viaje, es decir hace bicicleta para descubrir los diferentes países y sus habitantes y disfrutar como máximo de la naturaleza. No hace bicicleta para hacer los mas kilómetros que se pueden hacer. Viajamos de manera parecida ! Como tenemos mucho comida (fuimos al mercado en Celendin, ademas la familia de Julio nos ha dado comida también), ofrecemos a Ken la comida (almorzamos juntos) y el nos hace el cafe ! Es que Ken viaja con un skate-board : muy practico para cocinar ! Vamos a pedalear juntos durante 2 días, hasta la ciudad de Cajamarca.

La primera noche, acampamos en la montana. La siguiente, llegamos a los Banos del Inca donde se puede disfrutar de aguas termales calientes. En la ciudad de Cajamarca, se puede encontrar mucho queso, como panaderías riquísimas (abiertas por la tarde, y no por la mañana !). Por lo tanto desayunamos como Franceses, con pan fresco, manteca y mermelada !

Pensábamos tomar un bus en Cajamarca para alcanzar a nuestros 2 padres que van a llegar en Peru en algunos días para pedalear con nosotros durante un mes. Pero tenemos una semana de antemano. Después de horas reflexionando, encontramos la siguiente decisión : vamos a seguir pedaleando y vamos a ver donde estaremos y lo que haceramos en una semana !

Ken quiere descansar un día mas. Por lo tanto nos vamos de Cajamarca sin el. (Las 2 niñas nos preguntan todavía lo siguiente : ? Donde esta Ken ?) El camino después de Cajamarca esta hermoso. Almorzamos en el jardín de un hotel (cerrado) donde las 2 ninas pueden jugar. Llegamos a la ciudad de San Marcos por la tarde. El día siguiente, como hemos hecho muchos kilómetros el día antes, toda la familia esta bastante cansada. Ademas el camino sube. En un pueblito, Florian habla con personas que nos indican aguas calientes un poco mas lejos.  Llegamos a un lugar hermoso. Tenemos la autorización de acampar en el jardín de un hospedaje donde disfrutamos de la sombra de los arboles y de un bano privado con aguas calientes : es como un sueno ! Hay también una piscina publica grande. Las ninas se van con sus padre (que confesa que nadar en un agua tan caliente no es una cosa fácil !).

El dia siguiente es dia de mercado. Por lo tanto compartimos la carretera con vacas, toros y muchos otros animales. ! Es como una experiencia ! Subimos tranquilamente todo le dia. Dos veces en le camino, la policia de Peru paja a nuestro lado : la primera vez para ofrecernos frutas, la segunda vez para indicarnos donde se puede dormir ! Llegamos tranquilamente a Cajabamba, donde encontramos un hospedaje ubicado en una casa de tipo colonial, es decir con un patio grande. Es realmente hermoso. Disfrutamos como cena del tradicional pollo con papas y ensalada (! rico !) El dia siguiente es Domingo, por lo tanto dia de mercado en esta ciudad. Compramos una variedad de comida fresca y riquissima. Nos vamos de la ciudad un poco tarde. Tenemos que subir de nuevo y el camino esta realmente dificil. Empujamos las bicis la mayoria del tiempo. Pero el camino es todavia hermosisimo. Por la tarde atravesamos un pueblito y personas nos invitan en sus casa. Pensabamos llegar a una laguna, pero nos aseguran que se falta mucha distancia y que tenemos que parar por la noche. Nos abren la casa antigua de sus padres. Es la primera vez que entramos en una casa de montana en esa parte del pais. Es realmente interesante tener la oportunidad de ver su estructura interior, lo que nos revela las condiciones de vida en esos pueblitos pequenos en la montana. Cenamos juntos en la casa de nuestro huesped. Comemos sopa y bebimos cafe de trigo, como no hay cafe en esa parte del pais. Como no hay electricidad tampoco, tenemos luz gracias a varias velas.

Por la manana desayunamos otra vez en su casa. Despues seguimos el camino hasta la hermosisima laguna de Sausacocha. Pero en la carretera « estan trabajando », lo que significa que la carretera esta en construccion. Pedaleamos sobre partes en arena, otras partes de pura piedra … ! Aprendimos conocer todas las fases de construccion de una carretra !  Ademas el camino esta cortado : se tiene que esperar un poco mas de una hora … Llegamos muy tarde a la laguna, agotados, , bajos la lluvia y el viento…Hace tan frio. En el pueblito no se encuentra ningun hospedaje, sino varios restaurantes donde se come truchas fritas. Uno nos permite acampar bajo de un techo.

Llegamos el dia siguiente a Huamanchuco, bordeando la laguna, paseando por un pueblo de mineros (aqui se esplota minas de oro). El camino esta todavia muy feo, con subidas de pura arena. Llegando al pueblo, encontramos otra casa de tipo colonial convertida en hostal. Disfrutamos de un hermoso patio con las ninas. El hostal esta ubicado en la calle peatonal del pueblo, que llega a la plaza principal. Es muy agradable ir de paseo con las ninas por la tarde.

Como nuestros dos padres (es decir los dos abuelos) llegan en Peru en algunos dias (vamos a viajar juntos pedaleando durante un mes completo, a la grande alegria de las dos ninas), tenemos que llegar a una ciudad importante y tomar un bus. Peru es un pais grande. Hemos descubrido su parte norte (la parte ubicada en la cordillera). Con nuestros padres, hemos elegido descubrir su parte sur, del sitio archeologico Machi Picchu al lago Titicaca. Tenemos cita en la ciudad de Cuzco.

Por lo tanto nos vamos  de Huamanchaco el dia siguiente. Al inicio el camino esta todavia hermosisiomo, y asfaltado ! No se tiene que pedalear mucho. Pero pronto se sube de nuevo, y de manera fuerte. Y se pone a llover. Nadie en el camino nos puede decir con precision donde se ubica el proximo pueblo. Encontramos un lugar para comer (lo que significa para nosotros : encontramos un lugar con un techo, contra la lluvia. Pero tenemos que seguir el camino (no se puede parar aqui). Luego despues Zoe y yo nos caimos con el tandem. Como es una caida fuerte, tenemos que ir al proximo hospital. Tenemos heridas en la cara. Gente en coche/carro pajan a nuestro lado. Yo y las dos ninas nos vamos en un coche/carro, Florian se va en un camion, las bicis en otro camion. Hemos subido todo en bici, y bajamos a Trujillo (al nivel del mar) en carro/coche … El proximo hospital esta en Trujillo. La carretra esta muy mala y se necesita muchas horas para llegar a la ciudad. Nos reunimos con el papa en la casa de ciclistas, donde otras ciclistas (de Suiza, Italia, Colombia …) nos ayudan y nos reconfortan.

Nos vamos al hospital juntos el dia siguiente. No tenemos heridas graves, pero tenemos que regresar al hospital cada dia para curacion. Esos dias, vamos de paseo en Trujillo y en Huanchaco, una pequena ciudad a algunos kilometros con acesso al oceano pacifico. Las ninas jugan en la playa. Esos dias todo esta de color gris : el cielo, el arena en la playa, el oceano … (El clima en la costa de Peru esta muy especial). Visitamos tambien con mucho interes el sitio archeologico de Chan-Chan : castillos de adobe de la civilisacion Moche.

El 6. de noviembre, llegamos en bus a Cusco, en el sur del pais, donde nos esperan nuestros 2 padres. Antonio (mi padre) y André (el padre de Florian) han llegado a Peru para pedalear con nosotros un mes, de Cusco a La Paz (Bolivia). Las 2 niñas están muy contentas disfrutar de la presencia de sus 2 abuelos !

Esta parte del viaje esta relatada por mi padre Antonio, nacido en España :

3 generaciones por el camino (una traduccion del blog principal en castellano) :

Navidad en noviembre :

Encontramos a nuestros padres respectivos en Cusco. Llegan los brazos llenos de regalos como si fuera el Papá Noel que llegara en bicicleta.

Además de las piezas de recambio necesarias para nuestras bicicletas, tenemos el placer de leer las numerosas cartas de Francia, también nos traen salchichones, quesos de cabra, pulseras, libros, juegos, fotos, y dibujos.  Es una sorpresa enorme para nosotros. Gracias a todos: los amigos, la familia y la escuela de Zoé.

El 6 de noviembre : Cusco

Nos instalamos en casa de Mario a dos pasos de la Plaza Central. Las chicas han estado enfermas durante las  32 horas de autocar y necesitan descanso. Exploramos un poco el centro de Cusco. Es una ciudad muy bonita, limpia, pero los precios son allí muy caros.

Agradecemos a Mario Yepez por acoge a ciclotouristas desde hace mucho tiempo. Efectivamente, nos aloja en su oficina situada a unos metros de la Plaza Central de Cusco.

El 7 de noviembre : Cusco

Primera salida en bicicleta para Antonio y André. Sin carga, solamente 10 km ida y vuelta, con mucho sol. Visitamos dos sitios Inca. Es un buen entrenamiento para los abuelos. Por la tarde, quedamos en casa de Mario y su mujer en las afueras de Cusco. Bebemos un cóctel especialidad de Mario, antes de obsequiarnos con una excelente comida. Para beber y comer, ¡los abuelos no necesitan entrenamiento!

Mario nos indica que están  haciendo una escuela en su pueblo, cerca de Cusco. Por otra parte como somos  profesores nos solicita para dar clase a los niños durante una mañana. La idea es interesante y la experiencia ciertamente instructiva para todos. Quedamos dentro de una semana, el tiempo para nosotros de pasearnos por el Valle Sagrado.

El 8 de noviembre : Cusco – Pisac

Dejamos el valle en el que, tranquilamente, está  instalado Cusco. Unos 350  metros de ascensión con varias paradas en diferentes sitios Inca. Luego, un descenso largo hacia el Valle Sagrado, nos permite observar algunas cumbres nevadas. Pisac es un pueblo agradable donde un hospedaje nos espera. ¡Primera ducha caliente desde hace 2 semanas!

Levantado el ánimo, decidimos ir, por la mañana, en bicicleta, al Machu Pichu antes de dirigirnos hacia Bolivia.

El 9 de noviembre : Pisac – 5km antes de Ollantaytambo

¡Programa apretado! Nos levantamos a las 5h30 para ir a visitar las ruinas de Pisac consideradas por algunos como tan interesantes como las del Machu Picchu. Una hora de ascensión deportiva para descubrir el sitio todavía desierto.

Tras múltiples calambres durante la noche, Antonio, acompañado de las niñas, se junta con nosotros a las 8, en taxi. Bajamos a Pisac para comer el menú tradicional del día, por menos de 1 euro. Nos queda 60 km,  por la tarde,  para llegar al siguiente sitio Inca: Ollantaytambo. Pensábamos hacerlo antes de la noche, pero era sin contar con Carine que tuvo varios problemas con su bicicleta y Tonio que se cayó perseguido por perros.

¡La tarde se transforma en un ejercicio de democracia! ¿Qué hacemos? Yo soy partidario de pararnos antes de la noche. Carine quiere seguir hasta Ollantaytambo. Al caer la noche, encontramos hospitalidad en un bar a 5 km del pueblo. Dormimos rodeados de botellas de cerveza. ¡Vigilo toda la noche que nadie las toque!

El 10 de noviembre : Ollantaytambo

Por fin, al llegar a Ollantaytambo planeamos visitar las ruinas Inca. Frente al aflujo de turistas, renunciamos. Subimos a la montaña de enfrente para explorar otras ruinas totalmente abandonadas por los turistas. Podemos ver  magníficas vistas del valle. Hasta en los pueblos invadidos por autocares de turistas, encontramos restaurantes, apreciados por la población, donde se come bien por casi nada y un hotel paradisiaco por  un poco más. André ya habla de volver a venir…
El 11 de noviembre : Ollantaytambo – Aguas Calientes

Hiram Bingham descubrió de nuevo el Machu Picchu en 1911, le llamó  » la ciudad perdida de los Incas”. Hoy es uno de los lugares  más visitados del mundo. No está perdida para todo el mundo ¡transporte en tren a precio exorbitante! ¡Precio de entrada muy elevado! Lo que no tiene nada que ver con la idea de  » Patrimonio de la Humanidad”. A esta tarifa, sólo una pequeña parte de la humanidad puede ofrecérselo.

Al principio,  Carine y yo no queramos visitar el sitio pero, todos los turistas, nos la aconsejaron. Entonces, aquí estamos esta noche, en el pueblo de Aguas Calientes que no es el pueblo tan encantador como la gente lo describe en el «guía del mochilero ». “Templo del turismo de masa” sería más adaptado como terminología. ¡Tiendas de artesanía que venden siempre la misma cosa! ¡Restaurantes pizzerías al menú idéntico a precio totalmente europeo! ¡”Ojeadores” penosos que abusan de la palabra  « amigo » de manera  no muy  sincera! ¡Hoteles demasiados caros! ¡Todo esto me molesta! Afortunadamente, antes de coger el tren, temprano por la mañana, visitamos, las ruinas de Ollantaytambo.

El 12 de noviembre : Aguas Calientes – Ollantaytambo

Como prometido, voy a revelar el secreto del Machu Picchu:

Tomar una foto  desde la cumbre …

Inclinar la foto de 90 ° y usted ve …

¡ La cara del Inca aparece de perfil con su gran frente y su gran nariz!

Nuestro objetivo es subir a la nariz del Inca, es decir, a  la cumbre de Huayna Picchu.

Para preservar el sitio, sólo los 400 primeros tienen el derecho de hacer la ascensión. Nos levantamos a las 4h00 para llegar una media hora antes de la apertura y obtener el precioso sello que nos permitira subir. Apretamos el paso y llevamos en brazos a Mahaut durante toda la ascensión, puesto que no estamos solos. Llegamos agotados pero bajo los aplausos de otros andadores, asombrados de ver a dos niños hacer la ascensión. Subir a Huayna Picchu no es fácil, pero en la cumbre la recompensa es una vista completa del sitio que, si observas intensamente, tiene una forma de condor.

A la pregunta  » ¿había que ir al Machu Picchu? « , respondo,…¡Sí!

El sitio trasmite una magia asombrosa y la belleza arquitectónica es indudable. Llegar los primeros permite disfrutar del sitio ya que la muchedumbre llega masivamente a las primeras horas de la tarde…con la lluvia.

El 13 de noviembre : Ollantaytambo – Pisac

El mismo camino que hicimos tres días antes pero al revés. De nuevo en el Valle Sagrado con dos pinchazos “sagrados”. Comemos excelentes embutidos, por primera vez, en Perú.

El 14 de noviembre : Pisac – Urco

Continuamos siguiendo a contracorriente el rίo que llega al pie del Machu Picchu para llegar a la carretera Panamericana que Mario me aconsejó por tener  poco tráfico. La carretera es tranquila como una carretera segundaria. Vamos a un buen ritmo para llegar a la laguna de Urco. El lugar es idéal para acampar. ¡Y para cambiar de tipo de  bicicleta.¡damos un paseo en hidropedal! Mientras montamos las tiendas, una buena tormenta permite verificar una vez más que el tiempo cambia rápidamente en altitud. Ambiente de fin del mundo en un pueblo privado de electricidad.

 

El 15 de noviembre : Urco – Moccoraisi

Desayuno al borde del lago. Tenemos cita con Mario 30 km más lejos. El camino es fácil y el tiempo ideal. Una vez en el pequeño pueblo de Moccoraisi, nos delectamos con la excelente cocina peruviana. Dedicamos la tarde a la visita del pueblo. A pesar de estar un poco alejado del camino tenemos la impresión de haber atravesado una frontera. Aquí, hablamos quechua y algunas curiosidades valen la pena de ser contadas:

1 – La justicia local

Existe en el centro del pueblo un tribunal comunitario perfectamente reconocido por la justicia peruana. En este tribunal, bajo la autoridad de un sabio elegido para 2 años, se solucionan los problemas de la población. Este primer nivel de justicia presenta la ventaja enorme de ser totalmente gratuita.

2 – La construcción de las casas

Se segué construyendo casas en adobe como en la época de los Incas. Las técnicas de construcción son conocidas por todos los habitantes, y la ayuda mutua permite edificar casas sin tener que pagar una empresa. Una verdadera « autoconstrucción”.

3 – Las tejas cumbreras

Desde Cusco, las tejas cumbreras están decoradas. Aquí, pequeñas estatuas de toros aportan solidez a las casas y alejan los malos espíritus. Para esto, algunos dicen que orientarlas hacia  el primer rayo del sol es mejor, y otros piensan, que es mejor hacia el sol poniente. Sea lo que sea, ese culto del sol enojaba a los españoles que impusieron la religión católica. Los habitantes del pueblo encontraron rápidamente la solución ¡substituyendo uno de los toros por una cruz!

4 – El árbol comedor de piedras

Existe en el pueblo un árbol curioso ¡un « traga piedras »!

5 – Y una entrevista en la radio local

El 16 de noviembre : Moccoraisi

¡Día estudioso! Todos en la escuela.

Invitados por Mario y por su padre, Carine va a dar clase en la escuela pública de Moccoraisi. Es el primer día de parvulario de Mahaut y yo hago un pequeño reportaje vídeo.

El 17 de noviembre : Moccoraisi – Combata

¡Cuando uno se queda demasiado tiempo en el mismo lugar, uno “se despliega”¡ Esta mañana, para dejar los dormitorios confortables de Mario, necesitamos casi 3 horas!

El trayecto continúa apaciblemente puntuado por pausas a la orilla del río. Lentamente cogemos altitud y dormimos a 3400m. Todavía 1000m de ascensión antes de volver a bajar hasta el lago Titicaca.

El 18 de noviembre : Combata – 10km antes de Aguas Calientes

Grandes líneas rectas un poco monótonas puntuadas por la visita de Raqchi. Es el último de los cinco grandes sitios incas que visitaremos. Es conocido por su templo inmenso que sostenía el techo más grande de la época.

Decidimos ir hasta aguas termales que no alcanzaremos a causa de la noche. Tonio y André encuentran un jardín con agua y aseos. Nos aceptan con nuestras tiendas esta noche que será fría (4000m ya).

El 19 de noviembre : 10km antes de  Agua Calientes – Santa Rosa

Pasamos sin dificultad el paso de la Raya. Hay que decir que nos bañamos en aguas termales lo que nos da hambre y comemos una trucha a las 9 de la mañana. ¡Esto ayuda!

Arriba, la recompensa es total: estamos en el Altiplano peruano, meseta situada a más de 4000 m y habitada por el hombre. El paisaje cambia radicalmente. Los Andes que recorremos desde hace tres meses todavía nos sorprenden.

 

El 20 de noviembre : Santa Rosa – Ayaviri

¡Llano, está llano! jamás hemos visto algo parecido. Menos de 1m de desnivelado por kilómetro.

¡Más llano que la llanura del Ain! Con una línea de ferrocarril fantasma. Pensamos estar en un road-movie americano.

Esta tarde, es el Perú como lo conocemos ¡Sin agua en el pueblo y para el menú: pollo con papas o pollo con arroz…!

El 21 de noviembre : Ayaviri – Caracara

Grandes líneas rectas con viento de cara: la pesadilla del ciclista.

Y para acabar, el mapa nos indica un lugar importante donde pensamos poder comprar para comer y dormir que, al final acaba siendo una aldea de algunas granjas sin nada. Acampamos y comemos lo que nos queda.

El 22 de noviembre : Caracara – Juliaca

Siempre llano y recto. Echo de menos los recorridos entre las montañas y las pistas. Punto positivo: hace buen tiempo, calor y el viento vuelve a ser nuestro amigo.

Llegamos a Juliaca por un suburbio triste antes de llegar al centro de la ciudad muy animado  donde ir en bicicleta es como un juego video.

El 23 de noviembre : Juliaca – Silustani

Para romper la monotonía de la línea recta que va de Juliaca a Puno, decidimos hacer un pequeño rodeo por el sitio de Silustani. Aquí, en una península que domina una laguna (¡la más alta del mundo!) que los antepasados peruanos vinieron para construir grandes torres en las que metían a sus muertos. El lugar es idílico.

Para la noche optamos por una habitación hecha con tierra. Comemos en casa del habitante en un pueblo cerca de Atuncolla. Numerosas casas han conservado la arquitectura tradicional.

El 24 de noviembre : Silustani – Puno

La gente que nos dijo que el camino entre Juliaca y Puno era una gran línea recta lo más seguro que se hayan  dormido antes de llegar al final. Un pequeño pasaje agradable permite apreciar, por fin, la inmensidad del lago. En Puno, dormimos en una pensión que mañana va a guardar nuestras bicicletas mientras estemos de excursión.

El 25 de noviembre : Puno – Isla Taquile

Cambiamos nuestras bicicletas por un barco y paseamos por el lago el Titicaca hasta la Isla Taquile.

Esta pequeña isla, de unos  7 km de longitud, protege una comunidad atada a sus tradiciones que recibe a turistas del mundo entero pero en un sistema auto protegido que provoca la admiración. Elegimos coger un barco fletado por los habitantes de la isla. Dormimos en una familia escogida por la comunidad y comemos en un restaurante panorámico, propiedad de la familia. Cada familia recibe a los turistas por turno, lo que  permite tener ingresos idénticos. Una parte del dinero ganado está puesto en común. Todos los precios son idénticos. No existe competencia ni  hoteles de lujo en el paseo marítimo.

Al final, una isla auténtica que parece ser Córcega, lugar salvaje donde me  gusta pasear. No tiene nada que ver con las islas flotantes y artificiales transformadas en un gran mercado de recuerdos para turistas.

El 26 de noviembre : isla Taquile – Puno

Una mañana que escuchando las olas chocar contra las piedras y mirando a las chicas jugar con el agua. A las 2 de la tarde, tenemos cita con el colectivo (barco) para volver a Puno. Muchos habitantes de la isla ya han embarcado con botellas de gas vacías y con sacos de botellas de vidrio. Encontramos asiento en el fondo del barco. El capitán sigue cargando anunciando que solo faltan dos pasajeros ¡Treinta minutos después, son decenas de pasajeros que se amontonan con nosotros sentados al fondo y en la parte más alta del barco! Al lado, los barcos fletados por las agencias privadas se van casi vacíos. Preguntamos si es posible equilibrar la carga, pero como cuesta 18 dólares, no nos movemos. Después, 25 americanos, animados por su guía, nos pisotean para poder llegar a su embarcación. ¡Bramamos! ¡Eso es el colectivo!, nos lanza el guía desdeñoso. ¡El apartheid turístico existe! Mientras que nuestra línea de flotación es medio metro más baja de la de los otros barcos, nos vamos por fin. Unos minutos más tarde, el capitán nos pide ponernos en la parte de delante  para equilibrar el barco ¡es un poco preocupante! Más tarde, levanta una por una las maderas de la cubierta para evacuar con un cubo el agua que se infiltra  por todas partes.

¡Pequeña inquietud entre los pasajeros occidentales! Grandes sonrisas en los autóctonos que mastican incansablemente hojas de coca. Nuestro vecino tira unas hojas  para tranquilizar el lago ¡Mi espíritu cartesiano me dice que mejor sería echar las botellas de gas! 3 horas más tarde, ayudados por Pachamama, el dios sol, el oro perdido de los incas y lo más seguro por el viento en la espalda, acabamos  llegando al puerto.

El 27 de noviembre : Puno – Ilave

Seguimos las orillas del lago, el viento cambia  y por fin, parece que va llover ¡Mala cosa para nosotros pero buena para los habitantes! Estamos a finales de noviembre, y todavía no ha caído nada. La situación se está haciendo crítica para todo el mundo: no hay ninguna reserva de agua.

El 28 de noviembre : Ilave – Pomata

Las elecciones empiezan de nuevo en Perú. Me cuesta entender el calendario electoral. Contamos comer tranquilamente en Juli, pero los manifestantes invaden la plaza. Los restaurantes cierran y hay mucho ruido. Nos alejamos del centro para comer nuestros tradicionales bocadillos de atún. Cuando llegamos a Pomata, otro partido instala su sonorización en la plaza y todo vuelve a empezar. ¡Mucho ruido, mucha gente, poca  política y  sin agua!

El 29 de noviembre, llegamos a Bolivia.