El 3 de Julio 2010:

Después de los últimos preparativos, estamos a punto de salir. Nuestros padres están aquí, así que nuestros amigos Ingrid y David con sus dos niños, Axelle y Théo. Marcel Blanc ha venido. Ha viajado alrededor del mundo durante 3 años y medio, solo, en una época en que el internet no existía. Marcel no había aprendido ninguna lengua extranjera en la escuela, ni había tomado el avión antes, lo que transforma su experiencia en una completamente extraordinaria y maravillosa aventura. Algunos vecinos están aquí también. El viaje se inicia con mucha emoción de parte de todos.

 

Francia (3 de Julio – 28 de Julio 2010) :


El mes de Julio en Francia, desde Lyon hasta el puente de Perthus (frontera con España) : la aventura se encuentra alrededor de nuestro sitio habitual de vida. Os descubrimos las alegrías de viajar con bicicletas con nuestras dos niñas. Solemos viajar los dos caminando, con solamente una mochila. Juntos, hemos descubierto la isla francesa Corsica, hemos hecho una parte del camino de Compostella (la parte francesa desde el Puy-en-Velay) y el año pasado, hemos hecho una parte de la Grande Traversée du Jura (la muy conocida GTJ) en el macizo francés el Jura.

Caminamos mucho con las niñas también, pero es imposible irse más de un día : dos adultos no pueden traer lo que se necesita para cuatro personas, y además de Mahaut quien tiene dos años y medio (y que pesa 12kg…). Después de muchas horas buscando en el internet, Florian ha encontrado el medio de transporte ideal para nosotros: la bicicleta. Vamos a comprar un tándem para la mama y Zoé (quien cumple ocho años en Agosto), y una bicicleta con una carretilla para el papa y Mahaut (quien por el momento no puede pedalear…). Con la bicicleta, el ritmo de viaje es ideal. Podemos recorrer 50km en un día sin ningún problema, podemos disfrutar de la naturaleza… La libertad es total. Este inicio de viaje en Francia nos permite descubrir o descubrir de nuevo sitios que están muy bonitos. A nosotros nos gusta el campo. Os disfrutamos de itinerarios secundarios donde no hay muchos coches/carros. Os encontramos las primeras sonrisas y ánimos de parte de la gente encontrada. Los últimos días de viaje, bordeamos el mar mediterráneo. Y con el mar, os encontramos hormigón, la multitud de veraneantes, los altos edificios, y los locos precios de la temporada alta…